miércoles, 27 de febrero de 2013

Y el baúl se quedó vacío

Y el baúl se quedó vacío. Ya no contenía tesoros piratas recogidos por todo el mundo. Ya no era el continente de monstruos que no debían ver la luz, ni escondía portales a otros reinos de fantasía y magia.
Dejó de ser la cabina de un caza espacial. Y el fuerte en mitad del oeste y la alfombra voladora y la moto protocuántica y el submarino atómico y el caparazón de invisibilidad y el castillo embrujado y el bólido de carreras.
En realidad a la ajada caja de cartón no le pasó nada. Pero tú y yo nos hicimos mayores.

3 comentarios:

lauralunasanchez dijo...

La historia es un topicazo al que no has aportado nada y por eso no me emociona. Incluso las imágenes de lo que "era" la caja de cartón son poco originales. De esa cabeza he visto salir historias más emotivas y con más creatividad, ¡ánimo!
Kuss,
Luna

El bardo dijo...

A mí me parece un buen comienzo, no digo que sea lo más original de Cuervo, pero si lo revisa puede ser una introducción bastante interesante para un personaje de una historia más larga...

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.