martes, 22 de junio de 2010

Cinco minutos más

Se revolvió intranquila. Había un ruido de fondo, muy suave, que no podía distinguir. Tenía la sensación de que la buscaban. Había algo que debía hacer. Importante, urgente... o quizás no tanto, no lo recordaba. Cinco minutos más. Cinco minutos del agradable calor, cinco minutos de la confortante ignorancia, cinco minutos de la terca pesadez de sus párpados. Sólo cinco minutos más. Y así la Araña dormía.

4 comentarios:

Banshee dijo...

¡Por fín nos presentas a la Arañita! :)

Bakea dijo...

ves como si que puedes escribir sin necesitar de las musas?

RaVeN dijo...

Pobre Arañita :((( no la desperteis

Xana dijo...

Me encanta...