martes, 22 de marzo de 2011

La vida (no) es así II

Dos desconocidos inician una conversación trascendente en un ascensor

Dos hombres entre los que no se tiene constancia de ninguna relación o parentesco iniciaron ayer una conversación trascendente en el ascensor del edificio de la Calle de la Paja donde C. E. S. trabaja y S. A. iba a entregar un envío.
Los dos hombres, de nacionalidad española y 32 y 43 años respectivamente, coincidieron en la planta 12 del citado edificio y tras un saludo inicial el repartidor afirmó la prevalencia de la perspectiva nihilista en la obra de Wittgenstein, a lo que fue respondido con las implicaciones éticas bajo el prisma de los trabajos de Habermas.
Los superiores de los dos implicados no van a tomar medidas disciplinares de ningún tipo, a pesar de que los testigos del suceso, una directiva que jugaba con unas llaves y un becario que se miraba los zapatos, hayan necesitado atención psicológica. "Si no se habla del tiempo o de lo tarde que se ha hecho, yo ya no sé en qué creer", afirmó el joven de los zapatos, en los que, por cierto, encontró una mota de polvo de altísimo interés.
Aunque esa buena voluntad de los mandos de las empresas del edificio se ha visto empañada por la instalación en todos los ascensores de carteles a los que mirar cuando se coincida con otros trabajadores del centro

3 comentarios:

Miguel Sánchez Ibáñez dijo...

Genial.

Miguel Ángel dijo...

JAJAJAJAJAJA

Sandro Centurión dijo...

Muy buen texto. Sinceras felicitaciones. Saludos