jueves, 1 de julio de 2010

Tabaco VIII

Salió de la casa empujando a dos agentes que le miraron sin comprender. Apoyó la espalada contra la fachada. Era consciente de que hiperventilaba. Resbaló hasta sentarse en el suelo. Sacó un paquete de cigarrillos del bolsillo de su gabardina y luchó contra el precinto de plástico. Con manos temblorosas se llevó uno a los labios. Encontró las cerillas que le habían regalado en el estanco. Le fallaba tanto el pulso que rompió seis cerillas antes de rendirse. Su compañero llegó hasta donde estaba y le dio fuego con un viejo cippo. A la primera calada el temblor de sus manos se fue. A la segunda su respiración recobró un ritmo normal. A la tercera ya pensaba con claridad.

Besteiros giró el Cippo entre los dedos. Se lo regaló su primer compañero cuando se retiró, junto a un consejo: "Un buen poli no olvida ni su primer cigarro ni su primer fiambre". Besteiros lo tenía fácil. Habían llegado a la vez.

4 comentarios:

Bakea dijo...

santo Dios!! que tragedia. xD interesante... muuuyyy interesante... yo soy asi cuando no tengo tabaco a mano? es muy triste. cada vez que pones algo de tabaco dan ganas de dejar de fumar pero mientras lo leo me estoy echando un piti.

Pedro Escudero Zumel dijo...

Muy buen ritmo y un ambiente excelente .Buen trabajo ;-)

Practicante jiji dijo...

Muy bien, señorito colaborador =) Ahora que sé dónde estás, continuaré leyéndote. Un saludo desde el otro lado de la redacción.

Gabriela dijo...

Hola.!
Me encanta.. Simplemente me encanta.. Puedo involucrarme con claridad en la escena y eso me agrada.

Saludos.